Camboya: Angkor ¿what?

Angkor es una de las visitas estrella de este viaje, un conjunto impresionante de templos contruidos hace mil años y que tienen como joya de la corona el templo más grande del mundo, Angkor Wat. Este complejo se encuentra en la ciudad de Siam Reap, de la que hablaré en otro post ya que al final pasé 5 días en ella y sino este se haría muy largo.

Para visitar los templos puedes comprar pases de 1, 3 y 7 días por 37, 62, y no-se-cuantos dólares respectivamente. La diosa fortuna no me ha acompañado esta vez porque justo subieron los precios el 1 de febrero y pasaron a ser casi el doble. Me pillé el pase de 3 días, aunque a posteriori creo que organizando una buena visita con el de 1 día puede que fuera suficiente. Es decir, templos hay para dar y tomar, pero en un día largo yo creo que se pueden ver los que son más espectaculares y una vez vistos el resto son un poco pse.

Para recorrerlo lo que hacen es agruparlo en “circuitos”. Hay dos, el Small circuit donde visitas Angkor Wat y los principales (y más chulos) y el Big circuit donde recorres otros más alejados. Del grande solo destacaría 2, Preah Khan (porque había poca gente y estaba como más en la jungla, era divertido de recorrer) y Neak Pean (construido en el medio de un lago al que accedes por un pasillo de madera).

Del circuito pequeño todos están muy chulos. Quizás me lleve una pequeña decepción con Angkor Wat, ya que las expectativas eran muy altas y al llegar estaba horriblemente masificado. Pero bueno, luego recorriéndolo se encontraban zonas donde no estabas rodeado por mil personas. También fueron una pasada los templos de Bayon (aka el de las “caras”) y Ta Prhom (aka el de los árboles y raíces sobre las ruinas).


Como Angkor era un imperio españolista, construyeron a saco paco y había también una serie de templos bastante más alejados de la ciudad (40-50 km). Como me sobraba un día del ticket y encontré un par de personas interesadas en ir, me apunté a ello. Vaya perdida de tiempo y dinero jajaja. El único interesante era el segundo que tenías que pagar 5 euros extra, y que lo que tenía de bueno es que podías ir saltando y trepando entre las ruinas como te diese la gana jaja.

Tras esta peregrinación templense, creo que me daré un descanso de ellos durante un tiempo si es posible jaja.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s