Vietnam: Ho Chi Minh

Nuevo país! Donde el primer día fue la siempre apasionante y tediosa tarea de cruzar la frontera y meterle horas de bus hasta llegar al próximo destino. La frontera en este caso fue un trámite sencillo al tener que haber hecho la visa de Vietnam previamente. Por otra parte creo que batí mi récord de autobuses para realizar un solo trayecto:

  • Kep ala frontera
  • Frontera a una agencia de Vietnam
  • Agencia a estación de bus
  • Bus a HCMC
  • Estación de bus de HCMC al centro

Están locos estos vietnamitas jeje. Así, tras unas 12 horas de sleeping bus, llegué a la antigua Saigon, y nueva Ho Chi Minh. Aquí los sleeping bus no son camas compartidas como en Laos, sino que son cama-asientos individuales. La idea está genial sino fuera porque están hechos para el standard asiático, y me sobran los pies básicamente jajaja. Pero bueno, aún así son decentemente cómodos y se pueden encontrar en casi todos los trayectos (también en muchos de día). Y suelen tener WiFi y te dan un agüita, ¡5 chuscos!

HCMC es una ciudad de la que no había oído grandes comentarios, pero que a mi por llevar la contraria me ha causado buena impresión. Tiene un tráfico caótico y bestial, pero para ser una gran ciudad de Asia es fácil cruzar las calles y respetan medianamente los semáforos que hay. Es fácil de pasear y no me he sentido bombardeado por los cazadores de turistas (hellooo sir, tuk tuk? Motor like?). Además encontré un sitio donde comprarme una cámara buena para sustituir a mi suicida, así que no tengo queja.


Entre las principales atracciones de la ciudad están la visita a los Cu Chi tunnels, donde el Vietcong se escondía, vivía y atacaba a los americanos en un entramado de 250 km de diminutos túneles. Te enseñan todas las triquiñuelas, escondrijos, y trampas mortales que usaban, y al final puedes recorrer una parte de los túneles. Son jodidamente pequeños, y eso que han sido agrandados para westerners, habiendo partes que teníamos que ir casi arrastrándolos sobre nuestra espalda. Por no hablar del sofocante calor y la sensación claustrofóbica jajaja, toda una experiencia.

Otra visita estrella es el museo de la guerra, donde se detalla el comienzo de las hostilidades con Francia en pos de la independencia tras la segunda guerra mundial, hasta el final de la guerra con EEUU en 1975. No voy a entrar en muchos detalles, y aunque está claro que cierta información será parcial y auto-propagandistica, no deja nada bien a estas países. Tiene una sección dedicada a los efectos del gas naranja usado por EEUU en la guerra, que creo que es lo más duro que he visto en un museo / visita en mi vida (y he estado en varios donde ocurrieron calamidades..). Ver tantas fotos de los efectos en la gente y en los niños nacidos, uf, parecía el museo de los horrores. Al final tuve que salirme de la sala porque se me estaba revolviendo el estómago.

Entre otras cosillas chulas que se pueden encontrar por la ciudad vería el palacio de Reunificación (donde gobernaba el partido de Vietnam sur), la catedral de Saigon-Notredame vestigio del colonialismo francés, los edificios del ayuntamiento y la oficina de correos, etc.


Por último, aquí me reencontraría por enésima y última vez con Néstor, ya que era la última parada en su viaje antes de volver a España, así que tuvimos que darnos una última fiesta de despedida jeje, para luego coger el autobús destino a Dalat alas 6 AM, zzzZ.

Anuncios

Un comentario en “Vietnam: Ho Chi Minh

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s