Japón: Osaka

Mi primera experiencia al llegar a Japón es un exhaustivo control de aduanas. Empezaron por enseñarme una hoja con todo tipo de drogas, armas de bajo y alto calibre, cuchillos y preguntandome casi uno por uno si llevaba de eso. Imagino que mi risa floja debió indicarles que soy un tipo sospechoso y procedimos a ver que tenía en la mochila. Abrimos juntos bolsillos que debían llevar cerrados todo el viaje, al final hasta ellos se reían cuando me preguntaban que llevaba ahí y yo respondía “pues ni me acuerdo, vamos a verlo”. Creo que lo que más les gustó fue cuando encontramos la media botella de Vodka de Vietnam que llevaba en una botella de plástico, mi teatrillo para explicar que era no tuvo desperdicio.

La siguiente misión era conseguir dinero del ATM (cajero), había leído que en Japón muchos cajeros no estaban preparados para tarjetas extranjeras o daban problemas. Y bueno, primer ATM, dos tarjetas, nada. Segundo ATM, dos tarjetas, nada. Decidí probar con una tercera q tengo guardada por la mochila y esta vez recibo un mensaje diferente indicando no se qué de una cantidad límite, así que vuelvo a probar sacando esta vez algo menos,… et voilà! Funcionó! En ese momento mi cerebro hace click y es que estaba pensando en cambio koreano (1200 – 1 EU), y aquí es diez veces menos (120 – 1 EU)… Estaba intentando sacar 100K q eran más de 800 euros…

Cómo comentario, me resultó curioso que el aeropuerto lo tienen construido en una isla dedicada solo a eso, lo que ya no se es si la isla es artificial o natural y la aprovecharon, pero también el aeropuerto de Kobe lo tienen en otra isla.

El hostel aquí es bastante barato y tiene habitaciones individuales (pequeñas  eso si, 2.5 m x 1 m  y gracias). El precio se debe a que está en la supuestamente zona “complicada” de Osaka, pero claro, una zona complicada en Japón es más seguro que cualquier otro sitio del mundo. Debido al precio, hay mucho huespedes long-term, ya sea porque están trabajando o buscando trabajo. Esto implicaba que aunque hubiera siempre gente, no estaban demasiado interesados en la visita cultural, y solo encontré compis para hacer una excursión a Nara.

Osaka es una de las ciudades más grandes de Japón, y se nota cuando vas por las principales calles comerciales que son gigantescas. Por más que miras a lo largo no se ve el final de la calle ni de la gente. Aquí también me he dado cuenta que va a ser imposible no engordar, tienen comida y dulces por todas partes, así que cada hora o dos horas estoy siempre comprandome algo nuevo para probar o reprobar.

En la ciudad no es que haya demasiados monumentos que ver, lo principal es el castillo, que es gigantesco y por dentro ha sido reconvertido en museo. Aunque no es muy allá, la parte de las armaduras samuráis y la historia del castillo está bastante bien. Además desde lo alto del castillo se tiene una buena vista de la ciudad y los jardines.

Otra de las visitas estrella es el Aquarium, uno de los más grandes del mundo al parecer. Desde que empecé con el scuba diving no es que me atraigan tanto los acuarios, ya que ahora ya me he encontrado a muchos amiguitos debajo del agua, pero este en particular tiene al tiburón ballena y pensé q solo por eso merecería la pena. No me equivocaba y ese gigantesco acuario con dos tiburones ballena, mantas gigantes y tiburones martillo es para quedarse embobado viéndolo durante horas. Aparte de esto, lo otro que me sorprendió a bien fue una exposición temporal de diferentes tipos de medusas muy chula.

La última gran visita de Osaka fue el Umeda Sky Building, dos rascacielos gemelos de 170 metros unidos en lo alto por un conjunto de pasarelas y escaleras mecánicas. Tanto desde arriba como desde abajo, la visión es espectacular, una pena que no me diera tiempo a ver el atardecer desde ahí arriba.

Uno de los días intenté ir a cenar a un sitio de Okonimiyaki (una especie de tortilla pizza) muy famoso, no tenía muy claro qué hora era pero estaba a lado del hotel así que probé suerte. Al llegar no había cola pero una chica en la puerta que trabajaba ahí me dijo que el último pedido era alas 8:30 y que lo sentía mucho, y así estuvo disculpándose todo el rato, y yo, pues bueno, era lo que había.. mi sorpresa fue al marcharme, que giro la esquina voy a mirar el móvil y son las 8:32… Hija de puta! Así se disculpaba tanto! Aquí en Japón están un poco locos con seguir las normas, muchas veces ya puedes estar en la calle más enana sin tráfico, que como haya un semáforo les cuesta un horror cruzar en rojo por ejemplo.

Anuncios

3 comentarios en “Japón: Osaka

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s