Japón: Shirakawago & Kanazawa

Llega el momento de decir adiós a Takayama y embarcar de nuevo, en un día muy movido que me llevará al pequeño pueblecito de las montañas de Shirakawago, y al no tan pequeño Kanazawa. El primero es muy famoso por  diseño de sus casas, y de hecho es patrimonio de la humanidad, mientras que del segundo llegue allí sin saber que esperar y terminó siendo una agradable sorpresa. Y para finalizar ese día, me esperaba un bus nocturno para amanecer en Tokyo.

Llegué a Shirakawago y la impresión inicial fue buena, aunque había otra inundación de turistas. Sin embargo, el increíble paisaje con todo rodeado de montañas, nieve por todos lados y esas casitas de tejados de paja de casi medio metro facilitaban el hecho de olvidarse de toda la gente. Además, por algún motivo parece que tenían miedo a alejarse de las dos calles principales, y en cuanto me movía de ellas estaba cuasi solo (cierto es, que el pueblo tampoco es que tenga tantas calles).

Una vez que recorrí todo un par de veces, me fui a un mirador que ofrecía la vista de todo el pueblo, espectacular. Aquí tuve una minicrisis cuando justo llegué y se me acabó la batería de la cámara (maldita ley de Murphy), pero iba medianamente preparado y no fue tan problemático. Sino solo tenía que robarle la cámara al de alado, total hacemos todos la misma…

Como aún me quedaba tiempo, y me había informado de que también había un Onsen en la ciudad, allí me fui a pasarme la última horita antes de que saliera el bus (si,… ¡estoy enganchado a esta mierda termal!). Y en este caso, como estaba solo, escamoteé un par de fotos para poder ilustrarlo.

Al llegar a Kanazawa no tenía ni perry de que visitar, pero estos japos están muy preparados y en un periquete me explicaron en Información Turística que tenía que ver. Por suerte está todo bastante céntrico así que me pude mover bien andando y visitar casi todo en las pocas horas que disponía.

Empezando por el mercado del pescado, me fui hasta el barrio de los samuráis que está conformado por casitas y calles pequeñaja. Lo malo es que siempre que me dicen algo de samuráis, mi mente ya vuela y luego vienen las decepciones. Así que ya mejor ni escribí mi opinión de la casa ninja que visité.

Lo que más me gustó fue el jardín Kerokuen, que a pesar de ese ser otro de estos jardines zen que tanto les gustan, estaba muy bien cuidado y era bien grande. También me sorprendió para bien el castillo, que se alejaba del modelo que ya había visto múltiples veces en otras ciudades. Además tuve la fortuna de que al ser sábado lo iluminaban de noche y la visita era gratuita.

Lo último del día fue el museo 21st century, que es un museo de arte moderno donde las tiendas de souvenir son muy originales, y me imagino que las exhibiciones también pero ya había gastado mucha pasta hoy y era eso o cenar caliente. Ya solo quedaba tomar el último bus de Japón y amanecer en la capi, ¡yuhu!

PD: la piscina tiene trampa..

Anuncios

2 comentarios en “Japón: Shirakawago & Kanazawa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s