Filipinas: Apo Island

“Cocktail night” no ayudó a hacerme el viaje muy llevadero, y es que claro, tocaba otra de esas combinaciones mortales Filipinas donde tuve que usar: triciclo, ferry, triciclo, bus, ferry. Aquí aunq el siguiente destino te parezca que está cerca, va todo muuuy lento, porque o te toca un ferry lento, o te timan/negocias con los triciclos, o estás esperando y esperando por los barcos (como me pasó en esta ocasión, que entre ambos debí estar 3 horas mirando al horizonte), etc. Pero bueno, lo que hay que hacer es tomarselo con filosofía, no estresarse, e intentar disfrutar de los viajes ya sea leyendo, escribiendo, hablando o durmiendo, suerte que yo ya hace tiempo que estoy curado de espanto.

Apo Island es una isla muy chiquitilla, de unos 3 km x 1 km, en ella hay un par de poblados que en total suman unos 1000 habitantes. Es muy muy famosa por el buceo, siendo uno de los destinos top del país. En la isla debe haber como 3-4 guesthouses, 4 “restaurantes” y la electricidad es solo durante unas horas al día. La mayoría de la gente opta por quedarse en las islas más grandes y hacer excursiones de un día para bucear, pero a mi me parecía mucho mejor lo contraria ya que me ahorraba barcos y tenía una isla casi para mi.

La vida aquí es supertranquila, somos solo un puñado de westerner y acabamos por al menos reconocernos las caras todos. Durante el día entre el calor y el ajetreo de barcos de otros lados, está todo “bastante” concurrido, pero a partir de las 3 cuando marchan salen todos los niños y demás ala playa y hay un ambiente muy curioso.

Mi plan durante estos días fue despertarme alas 6 AM (si, es lo que hay con los putos gallos y la luz), buceo, dar algún paseo para conocer las otras playas y el faro de la isla, leer, hacer snorkel con las tortugas y ver el atardecer con unas cervers hasta que alas 9 o así me retiraba a dormir (tenía una habitación de 6 para mí solo, not bad).

Lo de las tortugas es increíble, a eso de las 4 de la tarde suben hasta unos pocos metros de la orilla a comer algunas, y es meterte en el agua y chicas con ellas literalmente. Un día al meterme me encontré ya a 3 de primeras, y luego dando vueltas alrededor de 10 distintas y hasta 4 ala vez. Encima algunas son gigantescas, sobre un metro, o incluso algo más..

En la isla me alojé en el Liberty Lodge, que es prácticamente el único hotel “grande” que hay. Me enteraría a posteriori que la señora que lo maneja tiene una especie de imperio de terror sobre el resto de alojamientos / restaurantes, ya que ella te ofrece alojamiento + comidas por un precio fijo. Entonces, si alguien cambia de opinión e intenta ir a otro lado, al parecer si se enteran que estuviste en el Liberty no te atienden. Todo esto me lo contaron unos españoles que conocí el día que abandonabamos la isla, que tuvieron problemas con ella por eso y porque no le debieron caer en gracia, así que les puso en un dorm horrendo todo lleno de arañas mientras yo estaba en el “new dorm” (bastante limpio y todo en orden) solo.

Mi experiencia fue bastante diferente, en el barco que venía al ser el único extranjero se pusieron todos los filipinos a hablar conmigo, y llegué casi a gritos de “Fernando, Fernando” a la isla. Al desembarcar, ya me cogió la dueña por banda y me dijo que parecía que ya me conocía todo el mundo y que me saldría la habita un poco más barato por ser diver (y no me incluía obligatoriamente las comidas). Luego al ir a bajar a conocer las tortugas vi que tenían una fiesta montada, y al curiosear y ver el impresionante lechón que habían asado para la ocasión, al ver mi mirada de hambre, ¡no dudaron en invitarme! Ahí conocí a Aitor, el instructor de buceo de la isla que era de Durango, y que me explicó que era una fiesta porque la hija de la jefa marchaba a estudiar fuera. Se portó genial conmigo dándome un montón de consejos de la isla, sitios para bucear, cuando ver la tortuga, etc. Y lo mejor de todo, me dejó ver en su móvil que el celta estaba en semis, ¡oleee!

Y por último, me queda hablar del buceo, que por lo que llevo visto creo que es igual el mejor sitio donde he estado. Hice 4 inmersiones en total, 2 de ellas eran drift dives (buceo de corriente) donde te dejas llevar aunque son complicadas técnicamente, otra una nocturna y luego una más normal. Mi favorita fue la de “coconut”, el coral es espectacular, vimos tortugas, serpientes marinas, un banco de jacks muy grande y un Jack gigante de un metro (parecerá más pequeño en la foto, pero en vivo buf) . Además terminamos en otro dive point arrastrados por la corriente donde se ven burbujas saliendo del suelo ya que es una isla volcánica y casi parecía un jacuzzi.

Me gustó también mucho la inmersión nocturna, imoresionandome una especie de pepino que salía del suelo y que al apagar las linternas, le “empujabas” agua y se iluminaba completamente. También vimos tortugas durmiendo, y una  despierta que debía andar conduciendo dormida porque se fue dirigiendo hacia mi hasta que se quedó como a un palmo y giró. Pulpos, peces globo y puercoespin medio sopas, morenas amarillas (que redundante suena), y cangrejos que parecían estar solo formados por patas, no veía forma de cómo íbamos a comernos eso…

Anuncios

Un comentario en “Filipinas: Apo Island

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s