Filipinas: Siquijor

Pongo rumbo a Siquijor en un fast ferry acompañado por Jime, y rodeado por españoles por todos lados,… vaya, que parecía más España que Filipinas. Es genial cuando les dices que eres de España y los filipinos se ponen a enumerarte las palabras españolas que aún usan: uno, dos, tres, cuchara, tenedor, cacerola, mesa… Entre eso y que cuando me presento siempre empiezan “Fernando José, Fernando José” (que al parecer es un actor super famoso aquí), es una fiesta cuando me hacen clásico cuestionario oficial.

Siquijor es una isla muuucho más tranquila que la zona donde estuve en Bohol, hay muchísimo menos turismo y es por decirlo de una manera, más “auténtica”. Es de esos pocos sitios donde me resulta un poco difícil sobrellevar mi odio alas motos, porque casi no hay tráfico y te da mucha libertad para moverte a los diferentes sitios interesantes de la isla. Por suerte los triciclos son muy baratos, algo más cómodos, aunq con algo menos de libertad. Y luego la verdad es q veo a toda la gente roja del día en moto, o llenos de heridas, y ya se me pasa la envidia.


Siquijor es preciosa de recorrer, hay una carretera que da toda la vuelta ala isla y donde se encuentran los hostels, restaurantes, tiendas, y pequeños pueblos dispersados a lo largo de ella. Todo ello acompañado de palmeras a ambos lados todo el camino, playas, mar y montaña… Es decir, para quedarse embobado. En la isla debe haber alrededor de 80K personas vivienda y aún se tarda una hora y media fácilmente en dar toda la vuelta, no está nada mal el ratio persona/tamaño.


El principal highlight de la isla son las cataratas Cambugahay, que son una de esas maravillas de agua azul turquesa y varios niveles de cataratas. Es un sitio muy turístico y recomendable llegar pronto para que no esté muy sobrecargado, pero lo que me sorprendió es que más del 80% de los visitantes serían locales, no me lo esperaba.

En el resto de la isla se pueden visitar playas muy bonitas, como Paliton y Salagdoong, aunque en estas dos intenté hacer algo de snorkel con poco éxito. Si se quieren ver corales y pececillos hay que ir ala playa de Tubod, que era justo donde se encontraba mi hostel, así que todo los días previo al atardecer me iba a hacer mi horita obligatoria de snorkel.

Mi idea inicial cuando llegué ala isla era estar un par de días pero (para que se vea con qué nivel de profundidad decido mi itinerario) la segunda noche cuando fuimos unos cuantos del hostel a cenar algo juntos a un local llamado Baha, vimos q al día siguiente era cócteles al 50%, así que no me quedó otra q extender mi estancia un día más. Y bueno, las increíbles puestas de sol a ritmo tranquilo de cervecita también ayudaron.

Y así llegamos ala noche siguiente, que como la hora de los cócteles límite era las 9, tuvimos que ir a toda leche para probar unos cuantos.. hubo un momento que para 4 que eramos se nos había acumulado un trabajo de 12 cócteles o más. Todo suena muy bonito pero estos excesos los pagué en el ferry del día siguiente, ¡eterno!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s