Australia: Brisbane

Para llegar hasta Cairns desde Sydney en los 17 días que tenía planeados, iba a tener que tomar una cantidad ingente de buses para devorar los casi 3000 km por carretera que los separan. Así que lo que intenté fue hacer un par de viajes largos de noche (como el de Sydney a Byron), y luego no encadenar demasiadas horas seguidas procurando coger los buses a primera hora de la mañana, aunq de esta forma tuviera que hacer más paradas de menos días de lo que me gustaría. Así terminé en Brisbane, la capital soleada, en un irónicamente lluvioso día.

El objetivo en esta ciudad era simple: abrazar un koala. Para ello el plan A era ir al Koala Lone Pone Sanctuary, que como dice el nombre, es un santuario de koalas con unas cuantas decenas de ellos y donde es posible (pagando un extra de 18 $ a mayores de la entrada) hacerse una fotillo con uno mientras lo tienes un ratito enganchado. Muy monos, muy amorosos, pero huelen igual que mis botas de trekking..


En el santuario, aparte de los susodichos koalas, también hay en modo zoo otros animales típicos australianos: dingos, ornitorrincos (como molan!), wombats, demonios de tasmania (aka rata fea y grande), cassowarys (un primo hermano de la avestruz algo azulado), y por supuesto no podían faltar unas cuantos tipos de canguros. Estos se encuentran en un recinto de libre acceso donde puedes darles de comer y acariciarlos mientras tanto, ya que están totalmente acostumbrados alas personas.

Del resto de mi visita en Brisbane no hay mucho que contar, por lo tengo visto y entendido, es una ciudad bonita para vivir pero sin “increíbles” atractivos turísticos. Por un lado me gustó verla hermanada con Vigo gracias a los dinosaurios, y por el otro pues nada, no me dijo mucho, pero tampoco es que yo pusiese mucho esfuerzo (un paseíto por el centro de la ciudad y ya).

El hostel donde estaba no me aportó tampoco nada, ya que por lo que vi en las grandes ciudades se repite el caso de encontrar mucha gente “viviendo” en los hostels mientras buscan trabajo. Así que a dormir prontito ya que los próximos días serían non-stop.

PD. Por lo que he oído, merece la pena gastarse algo más de dinero y en vez de ir al santuario que fui yo, visitar el Australian Zoo a medio camino entre Noosa y Brisbane.

PD2. Estuve a punto de comprarme este peluche souvenir, difícilmente se puede encontrar algo más australiano, solo le faltaba la tabla de Surf

Anuncios

Un comentario en “Australia: Brisbane

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s