Australia: Magnetic Island

Magnetic Island se encuentra a medio camino entre Airlie Beach y Cairns, y es accesible por barco desde Townsville. Hay varios ferrys a lo largo del día, tanto pasajeros como otros más grandes para coches y furgo. En concreto para mi solo me costó 34 dólares ida y vuelta, siendo el trayecto unos 20 minutos. Mi idea y motivo principal para venir aquí era ir a hacer buceo al Yongala SS, uno de los wrecks (barcos hundidos) más chulos del mundo. Este era de hecho el motivo para haber ido superacelerado los últimos días, saltando sin prácticamente descanso desde Fraser Island alas Whitsundays. Pero por desgracia el día antes me llamaron desde el centro de buceo para comunicarme que no había gente suficiente para ir, así que lo cancelaban.

A pesar de la decepción de lo del buceo, decidí venirme igualmente hasta aquí ya que había oído cosas buenas de Magnetic, siendo uno de los sitios de Australia donde es más fácil ver koalas en libertad, y con playas bonitas así como la opción de recorrer fácilmente la isla. Además en el centro de buceo había acordado sacar la especialidad de Nitrox, que es para usar combinaciones de gases con mayor concentración de oxígeno, lo cual es útil para ciertas inmersiones (siempre y cuando esté disponible).

El hostel donde me hospedé, prometía bastante y la verdad es que cuando llegué allí cumplía con lo prometido, aunque tenía el gran pero de q yo era prácticamente el único huésped,.. se agradece tranquilidad después de unos cuantos días de non-stop, pero no necesito tampoco tener 3 cocinas para mí sólo.

El primer día, después de ir al centro de buceo para sacarme la especialidad de Nitrox, aposté por hacerme la mayor cantidad de la isla andando y recorriendo la mayor cantidad de naturaleza posible, además después de unos días de vagancia el cuerpo me pedía algo de marcha. El primer tramo que hice, y posiblemente el más feo aunq no estuviera mal, fue desde Nelly Bay hasta la zona de The Forts, recorriendo el medio de las montañas de la isla.

La segunda etapa sería la que llamaba The Forts, denominada así porque en la cima de la montaña había cuarteles militares y diferentes cañones para defender la isla durante la WW2. En esta zona es donde es más probable encontrar koalas en libertad, así que hay q llevar los ojos más pendientes de los eucaliptos que del camino. Tuve suerte y buen para confirmar seguir encontrarme 3, y eso que su movimiento es nulo, todos sobando a gusto hechos una bola.. solo el último parecía despierto pero pq se acojonó al oírme acercarme para la foto, y luego diría que se durmió de nuevo con los ojos abiertos.

Aparte de mis aventuras koaliles, subir merece mucho la pena por la vista de la costa y del interior de la isla; hay un mirador en la cima y seguro q la puesta de sol es genial desde aquí.

La tercera etapa del día consistiría en dar una vuelta conociendo diversas playas y bahías. Como hay unas cuantas, solo pude darme un chapuzón en un par de ellas, Arthur Bay y Radical Bay, encontrándome en esta última con la pareja de ingleses simpáticos de Whitsundays. Tras hablar un ratillo con ellos y con la subsecuente promesa de tomar algo juntos en Cairns para despedirnos, me dirigí a Horseshoe Bay para disfrutar el atardecer. Y joder, ¡vaya atardecer! ¡Se tiñó el cielo de lava ardiendo! Pero como todo, no fue eterno y para volver al hostel me cogí el único bus que hay en la isla, que cuesta unos pocos dólares (y por pocos más,  ~7, puedes cogerlo ilimitadas veces durante todo el día).

El segundo día llegaba ala isla mi stalker española, así q tras ir a conocer a los wallabys salvajes (un tipo de canguro) a primera hora, luego me acerqué al puerto para llegar a su encuentro y conocer el otro lado de la isla que era donde estaba su hostel. Entre paseos y checking, y que yo no tenía demasiado tiempo, no nos dio tiempo a una gran caminata, pero no estuvo mal a pesar de no ser la mejor cara de la isla.

Mi bus era alas 5 y tenía un ferry alas 4:30, así q como tardaba 20 min pensé q tenía tiempo de sobra… Craso error. Se subió la policía al ferry para llevarse a una familia.. así que acumulamos unos 10 min de retraso e iba superjusto, pero poco podía hacer. Amerizamos alas 5 en punto y podía ver el bus a 30 m de mí, empezé a correr y mi gozo en un pozo cuando veo que arranca y pasa de mí, a pesar de un señor pitándole y otra señora gritándole justo enfrente… Esta última supermaja, ofreciéndose a llamar ala compañía y lo q hiciera falta, pero le dije que no se preocupara. Y ahí estaba yo pensando que hacer… cuando se produce el milagro y veo que el autobús llega de nuevo para recogerme, ¡ouuu yeah! Diría que la señora llamó igualmente, y si es así, no puedo hacer más que agradecerle a mi ángel de la guardia dicho favor. Siguiente y última aussie-parada: ¡Cairns!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s