Indonesia: Buceo Komodo

Como explicaba en el anterior post, una de las actividades que quería hacer y que tenía más expectativas en el viaje, era un vida a bordo aquí. Esto básicamente consiste en subirse en un barco dedicado exclusivamente al buceo por un número X de días (3, 4 o 7 aquí, en mi caso serían 3), durante los cuales duermes, comes y haces vida allí sin pasar por tierra firme, moviéndose el barco de un lugar de buceo a otro. Hice esto con la española Ihasia, que ya conocía de Koh Tao y que también me recomendaron en Filipinas, y colaboran  aquí con Scuba Republic. El precio fue unos 425 euros todo incluido y fueron un total de 9 inmersiones.

El barco se llamaba Épica, y no puedo tener más que buenas palabras hacia él, muy nuevo, muy cómodo y no se hundió. Acerca del staff, pues sobran las palabras pero voy a intentarlo: los indonesios encargados de cocina, limpieza, llevar el barco.. eran un amor y los guías/divemaster/instructores son otro 10. Difícil estar más pendientes de nosotros y de que todo estuviera a nuestro gusto, y todo con simpatía y sonrisas, que cuando compartes barco por unos cuantos días se agradece.

Lo habitual es que los barcos vuelvan una vez por semana a tierra firme para “recargar” y descansar un día. Luego, dependiendo de cuando la gente se apunte o su número de días, si el barco ya zarpó se usa un fast boat que te lleva a su encuentro. Ese fue nuestro caso, siendo nosotros un grupo de 4 incluyéndome a mí, donde los 3 restantes se conocían entre ellos de Malapascua. Y si, ahí es donde estuve en Filipinas, ¡que pequeño es el mundo! Y se hace aún más diminuto cuando al presentarnos y conocer a Stefan, Jonathan y Pak, me entero que este último no solo es un instructor español (y que estuve a punto de bucear con él), sino que además es el creador del que era uno de mis blogs favoritos de viajes de siempre, pakgoesto.com . Es como conocer a uno de tus “héroes” de cuando eras chiquitín, ¡que wapo!

Cuando llegamos al barco, eran un montón de gente, unos 12 sino recuerdo mal, (q es el máximo para dormir) y con nosotros 16. Pero tras la primera inmersión que compartiríamos, ellos cogían el barco en el que vinimos para volver a tierra firme. Lo mejor es que no iba a quedarse ni uno, así que íbamos a tener todo todito todo para nosotros, con prácticamente un divemaster por cabeza. Este primer día además iban a acercarse a conocer la isla de Rinca, que es el otro sitio en donde es posible encontrar dragones. Como estaba todo incluido allí nos fuimos, y a mi personalmente me gustó algo más la caminata, quizás por la entrada a lo Jurassic Park o porque las vistas del recorrido eran bastante más bonitas que las de la propia Komodo. ¡Ah! Y claro, también vimos dragones, que no me olvido del habitante estrella.. Una pasada ver cuántos se amontonaban alrededor de la cabaña-cocina, llegamos a ver como a 9 al mismo tiempo.

Como decía, hicimos durante estos días un total de 9 inmersiones, 2 de ellas nocturnas. El primer día fueron 2, el segundo 4 y el tercero 3. Komodo es famoso (entre otras miles de cosas) por las corrientes (drift dive) y las mantas. Pero no tuvimos demasiada suerte en un sentido ni en el otro.. no conseguimos ver mantas hasta (miento un poco, ya que en manta Point / makkasar si vimos una pero pasando de largo) la última inmersión, que además fue también la única drift dive. Se llamaba “The cauldron”, y justo al final nos encontramos una preciosa manta de unos 4 m, y ahí nos quedamos embobados y agarrados para q no nos llevase la corriente durante casi 10 minutos (que menos ya que se dignó en venir a despedirnos).

Del resto de inmersiones que hicimos, las más chulas fueron Batu Balong, Crystal Rock y Castle Rock. Pero todas tenían su aquel, y no me atrevo a decir que ninguna fuera solo “decente”. Golden Passage, Makkasar, Siaba Besar.. horas y horas de submarinismo con paisajes bajo el agua de ensueño y un nivel de vida que nunca había visto.

Me encantaría conocer tantos nombres de peces y moluscos como mis compañeros, pero aunque no llegue a su nivel recuerdo ver: tiburones de punta blanca y negras, mantas, blue spotted sting ray, ghost pipe fish, pulpos, langostas, tortugas, sweet lips gigantes, escuelas inmensas de trevallys y jacks, morenas, noodie branches, y un largo larguísimo etc.

Podría terminar ya aquí, pero si la vida debajo era preciosa, arriba no estaba nada mal y también tuvimos la suerte de ver águilas cazando, disfrutar preciosos paisajes, atardeceres, amaneceres… ¡La buena vida! ¡toda una experiencia!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s